Calzado tradicional vs. Calzado minimalista – Riesgo de lesión

 

Cuando se debate entre calzado tradicional y calzado minimalista, existen muchas consideraciones relacionadas con el riesgo de lesiones. Este artículo analiza los riesgos y beneficios de ambos tipos de calzado. Una nueva noticia, en el blog de NSCA Spain.

El calzado minimalista, siendo su forma más básica los pies descalzos, ha existido en el entrenamiento durante miles de años. Solo recientemente, la industria del calzado lo ha transformado y comercializado. El número de opciones de calzado crece cada año, y el calzado tradicional ya no es la única opción. Un reciente artículo detalló el repentino aumento de interés en el calzado minimalista, atribuyendo una serie de estudios publicados a principios de la década de los 2000 junto con el libro más vendido, Born to Run, como las principales causas de esta tendencia (8).

Hoy en día, un debate centrado en si el calzado tradicional ha contribuido o no a un mayor riesgo de lesiones, sigue causando estragos en las comunidades científicas y de calzado. La investigación reciente, proporciona apoyo para ambos lados de la discusión y sigue siendo un tanto concluyente. Este artículo se centrará en la interpretación de la literatura actual con el fin de brindarles a los profesionales de la fuerza y el acondicionamiento físico información útil que se pueda utilizar para sus clientes.

Primero, se deben revisar algunas definiciones básicas de calzado tradicional y minimalista. El calzado tradicional se ha definido como “tener un talón acolchado, soportes para el arco plantar y una suela rígida” (11).

Por otro lado, el calzado minimalista presenta “talones más pequeños, poco o nada de amortiguación, suelas más flexibles y sin soportes de arco plantar incorporados” (9). De manera similar, el calzado minimalista también se ha definido simplemente como carente de las características principales del calzado tradicional (11).

La pisada neutra

Conseguir una pisada neutra es un área de preocupación cuando se considera el riesgo potencial de lesión con calzado minimalista. La investigación que examinó a los corredores universitarios de campo a través encontró que aquellos que hicieron el apoyo en la parte posterior del pie, en lugar de en la parte media o en el antepié, tuvieron una tasa significativamente mayor de lesiones (4). Estudios adicionales han cuantificado algunas posibles razones para este aumento potencial en el riesgo de lesiones.

Con respecto a las fuerzas de carga compresiva en varias articulaciones, un estudio de este tipo, encontró que los apoyos delanteros, recibieron un aumento del 41,7% en las fuerzas de contacto en el tobillo y un aumento del 14,4% en la rodilla (12). En un estudio que comparó varias opciones de pisada neutra, las personas que utilizaron la parte media del pie descalzo, y la parte anterior del pie descalzo experimentaron aumentos significativos en la electromiografía del gastrocnemio medial, las fuerzas de apoyo tibiales máximas y el ángulo mínimo de flexión de la rodilla (1).

Al pasar de un calzado tradicional a uno minimalista, siempre se recomienda ir con cuidado. En lo que respecta a la pisada del pie, los clientes deben ser conscientes de la posibilidad de que su patrón actual de pisada no sea tan eficiente biomecánicamente hablando con el calzado minimalista, especialmente si se usa un patrón de pisada neutra en la parte posterior del pie. Este cambio repentino con un apoyo en la parte posterior del pie puede aumentar el riesgo de lesiones debido al aumento de la actividad muscular y las presiones. Los clientes deben entender que los patrones de apoyo que no sean con la parte trasera del pie, no necesariamente conllevan un mayor riesgo de lesión, pero que una transición repentina puede causar complicaciones y compensaciones.

Fuerzas del tendón de Aquiles

La agravación de la región del tendón de Aquiles es otra preocupación importante para los usuarios de calzado minimalista. Algunas investigaciones han cuantificado la prevalencia y los posibles mecanismos subyacentes de las lesiones del tendón de Aquiles. En tres estudios de caso que involucraron a corredores que hicieron la transición a calzado minimalista, dos experimentaron una tendinopatía del talón de Aquiles y se vieron obligados a pasar varias semanas en rehabilitación (3). Aunque se han demostrado reducciones en las fuerzas de reacción patelofemoral, se han demostrado que las fuerzas del tendón de Aquiles aumentan significativamente con el calzado minimalista (14).

Un estudio similar detectó mayores momentos de flexión plantar del tobillo, así como un aumento en el trabajo positivo y la potencia máxima en la articulación del tobillo, lo que respalda la necesidad de prestar atención específica al complejo del tobillo y la región del tendón de Aquiles que cuando se usa calzado minimalista (2). Sin embargo, otras investigaciones en este dominio han proporcionado algunas contradicciones. En una encuesta a corredores, más de la mitad de los 500 encuestados reportaron un aumento del dolor alrededor del tendón de Aquiles durante la transición del calzado tradicional al minimalista. Además, los participantes también mencionaron que este dolor disminuyó con el tiempo y finalmente cesó por completo (6).

Los profesionales de la fuerza y el acondicionamiento físico deben explicar a sus clientes que el calzado minimalista carece del talón elevado en comparación con el calzado tradicional, y coloca el pie en una posición más plana al suelo, lo que obliga a los flexores plantares a trabajar más duro y con más fuerza. Esto ejerce una presión adicional sobre el tendón de Aquiles y es un factor probable en los muchos casos de lesiones por sobreuso del tendón. Es posible que al hacer la transición del uso de calzado minimalista, ocurra un aumento repentino en el dolor relacionado antes de que el cuerpo se adapte y el dolor disminuya posteriormente. Los entrenadores deben recordar a sus deportistas que una estrategia de transición lenta y constante es probablemente la mejor ruta a seguir hasta que el cuerpo se adapte lo suficiente a las nuevas demandas.

Presión del antepié

Otra investigación ha analizado la posibilidad de aumentos de fuerza con el calzado minimalista al examinar las diferencias de presión en el antepié entre este calzado y el tradicional. Un estudio encontró que el calzado minimalista, independientemente de la pisada, creó una presión máxima mayor en la región media del antepié (1). Otro estudio encontró mayores presiones máximas en el antepié medio de corredores minimalistas que participan en una carrera de 50km (7).

Este aumento de la presión en el antepié se ha relacionado con informes de fracturas de estrés del metatarsiano en corredores que usan calzado minimalista. Un estudio de caso incluyó a un corredor de maratón masculino que experimentó una fractura de estrés en el hueso metatarsiano en la transición al calzado minimalista (3). Informes adicionales sobre la incidencia de fracturas de estrés metatarsiano en corredores han sido reportados en otros estudios que examinan corredores de calzado minimalistas (5, 13).

Las preocupaciones sobre las lesiones en el antepié pueden ser algunas de las más importantes para los nuevos usuarios del calzado minimalista. Se han encontrado mayores fuerzas y presiones en la región del antepié para los corredores minimalistas, lo que podría conducir a fracturas de estrés metatarsiano con el tiempo. Algunos argumentos apuntan a un período de transición demasiado corto y demasiado rápido para volver al kilometraje o actividad normal. Al igual que con las otras preocupaciones sobre lesiones detalladas anteriormente, estos hallazgos sugieren la necesidad de un enfoque cauteloso por parte de los nuevos usuarios de calzado minimalista. Hacer la transición sin reducir la intensidad o la frecuencia de la actividad puede aumentar el riesgo de desarrollar fracturas de estrés en el pie.

Limitaciones

Como todos los días surge una nueva investigación relacionada con este tema, fue imposible obtener información de cada una de las publicadas. La investigación presentada aquí representa alguno de los hallazgos más destacados, pero ciertamente no es exhaustiva. Además, debe entenderse que gran parte de la investigación presentada considera las preocupaciones del calzado minimalista desde la perspectiva de los corredores, ya que parecer ser el mayor grupo de usuarios del calzado minimalista.

Es posible que este conocimiento se pueda generalizar a otros deportes, actividades e incluso al día a día, pero esto no es un hecho.

Conclusión

Este artículo puede parecer un mal augurio para los usuarios del calzado minimalista, pero no son definitivos ni concluyentes. Parece que cada estudio que demuestra un mayor riesgo de lesiones con calzado minimalista tiene otro estudio que lo refuta. Las consideraciones principales para el riesgo de lesión, parecen incluir el período de tiempo durante el cual se produce la transición, la rapidez con que el individuo vuelve a los niveles de actividad alcanzados con el calzado tradicional y si los patrones de impacto del pie se modifican durante la transición.

Sin embargo, algunas de estas consideraciones son altamente individualizadas y pueden no conducir necesariamente a lesiones. Con esta información, los profesionales de la fuerza y el acondicionamiento físico deben asegurarse de que sus clientes sepan que es muy recomendable tener un nivel de precaución cuando se trata de usar calzado nuevo y minimalista, especialmente al comenzar. Al mismo tiempo, es importante señalar que existen limitaciones en la literatura actual y que la evidencia definitiva todavía es mínima.

Referencias

  1. Bergstra, SA, Kluitenberg, B, Dekker, R, Bredeweg, SW, Postema, K, Van den Heuvel, ER, et al. Running with a minimalist shoe increases plantar pressure in the forefoot region of healthy female runners. Journal of Science and Medicine in Sport 18(4): 463-468, 2014.
  2. Bonacci, J, Saunders, PU, Hicks, A, Rantalainen, T, Vicenzino, PT, and Spratford, W. Running in a minimalist and lightweight shoe is not the same as running barefoot: A biomechanical study. British Journal of Sports Medicine 47(6): 387-392 2013.
  3. Cauthon, DJ, Langer, P, and Coniglione, TC. Minimalist shoe injuries: Three case reports. The Foot 23(2-3): 100-103, 2013.
  4. Daoud, AI, Geissler, GJ, Wang, F, Saretsky, J, Daoud, YA, and Lieberman, DE. Foot strike and injury rates in endurance runners: A retrospective study. Medicine and Science in Sports and Exercise 44(7): 1325-1334, 2012.
  5. Giuliani, J, Masini, B, Alitz, C, and Owens, BD. Barefootsimulating footwear associated with metatarsal stress injury in 2 runners. Orthopedics 34(7): 320-323, 2011.
  6. Hryvniak, D, Dicharry, J, and Wilder, R. Barefoot running survey: Evidence from the field. Journal of Sport and Health Science 3(2): 131-136, 2014.
  7. Kasmer, ME, Ketchum, NC, and Liu, X-C. The effect of shoe type on gait in forefoot strike runners during a 50-km run. Journal of Sport and Health Science 3(2): 122-130, 2014.
  8. Lierberman, DE, Davis, IS, and Nigg, BM. Introduction: The past, present, and future of research on running barefoot and in minimal shoes. Journal of Sport and Health Science 3(2): 65-66, 2014.
  9. Miller, EE, Whitcome, KK, Lierberman, DE, Norton, HL, and Dyer, RE. The effect of minimal shoes on arch structure and intrinsic foot muscle strength. Journal of Sport and Health Science 3(2): 74-85, 2014.
  10. Olin, ED, and Gutierrez, GM. EMG and tibial shock upon the first attempt at barefoot running. Human Movement Science 32(2): 343-352, 2013.
  11. Perl, DP, Daoud, AI, and Lieberman, DE. Effects of footwear and strike type on running economy. Medicine and Science in Sports and Exercise 44(7): 1335-1343, 2012.
  12. Rooney, BD, and Derrick, TR. Joint contact loading in forefoot and rearfoot strike patterns during running. Journal of Biomechanics 46(13): 2201-2206, 2013.
  13. Salzler, MJ, Bluman, EM, Noonan, S, Chiodo, CP, and de Asla, RJ. Injuries observed in minimalist runners. Foot and Ankle International 33(4): 262-266, 2012.
  14. Sinclair, J. Effects of barefoot and barefoot inspired footwear on knee and ankle loading during running. Clinical Biomechanics 29(4): 395-399, 2014.

Sobre el autor

Andy Chassé ha trabajado en el sector del ejercicio físico desde 2007 y acaba de completar un máster en Kinesiología en la Universidad de Texas Pan American. Para su tesis, investigó las percepciones y preferencias de la población general de los entrenadores personales desde una perspectiva de personalidad. Chassé recibió su licenciatura en kinesiología en 2007 y tiene múltiples certificaciones a través de la National Academy of Sports Medicine (NASM) y el American College of Sports Medicine (ACSM).