Concentración: una perspectiva personal

La presencia constante de tecnología puede entrenar la mente para estar en un estado constante de reactividad y malestar. Los entrenadores personales pueden ayudar a sus clientes a mejorar el rendimiento enseñándoles cómo concentrarse.

Concentración

La mente humana tiene una tendencia a vagar por el limbo rápidamente. Hoy en día, la comprobación constante de mensajes, correos electrónicos, redes sociales, etc., es un comportamiento normal. Parece que la vida en el siglo XXI está entrenando nuestras mentes para estar en un estado constante de reactividad e inquietud. La tecnología ciertamente no se va a ralentizar en el corto plazo, solo crecerá con el tiempo.

Es importante que los entrenadores personales reconozcan qué parte de esta tecnología ya se ha introducido en la sala de entrenamiento y cómo afecta nuestra capacidad para trabajar con las personas de manera significativa. Por esta razón, enseñar el concepto de concentración mientras se entrena para mejorar el rendimiento es uno de los aspectos más importantes del entrenamiento en la actualidad.

Durante los primeros seis años de mi carrera como entrenador personal, no transmití la importancia de la concentración. En cambio, examiné la conexión entre el nivel de rendimiento de una persona y su capacidad para concentrarse. Para mí, era evidente que los clientes que hacían el mayor progreso eran aquellos que podían concentrarse en su entrenamiento, y los clientes que no querían concentrarse, en realidad estaban agotando mi paciencia.

Estos clientes estaban buscando un amigo, un terapeuta, y a veces solo un hombro para llorar. Aunque me doy cuenta de que la empatía y la comunicación son aspectos vitales de la industria del entrenamiento personal, quería dedicar todo el tiempo que pudiera a entrenar, en lugar de hablar. Además, he encontrado que muchos otros entrenadores comparten mi experiencia.

Reglas básicas

A partir de esta experiencia, desarrollé algunas reglas básicas para ayudar a enseñar a concentrarse a los clientes. Para los entrenadores personales, es importante tener en cuenta que sin las reglas básicas establecidas, la tecnología y la falta de enfoque de sus clientes, pueden afectar su capacidad para hacer su trabajo. Puede ser difícil esperar la organización y estructura de su entrenamiento sin los principios y/o reglas establecidas. A continuación hay algunas reglas básicas recomendadas para que los entrenadores personales implementen con sus clientes:

  • Memoriza la máxima “allá donde vaya tu atención fluirá tu energía”.
  • Tanto el entrenador personal como el cliente deben dejar sus dispositivos digitales en el vestuario, si es posible. Esto proporcionará a sus clientes toda su atención y viceversa. Además puede ser saludable para ellos y beneficioso para su relación entrenador-cliente.
  • Usa un espejo para enseñar un movimiento al principio. En mi centro, enseñamos 10 movimientos fundamentales para ayudar a los clientes a entrenar la conciencia de sus cuerpos y demostrar cómo están diseñados para funcionar. Hacemos hincapié en que hay dos entrenadores en la sala, yo soy uno y el otro está en el espejo. La capacidad de centrarse en la retroalimentación recibida por el espejo puede ayudar a desarrollar la conciencia cinestésica, el enfoque mental y la responsabilidad por su movimiento.
  • Uno de estos 10 movimientos mencionados anteriormente consiste en respirar diafragmáticamente a través de la nariz y exhalar por la boca mientras refuerza el core. Se debe recordar a los clientes que respiren de esta forma mientras realizan ciertos ejercicios, pero es importante recordar que esta respiración puede no ser aplicable a los clientes que levantan mucho peso.
  • Evita hablar mientras se realiza el ejercicio. Una excepción a la regla serían las señales del entrenador personal respecto a la ejecución del ejercicio que se está realizando.
  • Nuestro objetivo es que las sesiones tengan un movimiento continuo para mejorar la intensidad y la concentración. Esto es una continuación del punto anterior. No permitimos suficiente tiempo para hablar entre ejercicios, o demasiado tiempo para que el cliente pueda perder la concentración. Esto no debe reemplazar el descanso adecuado.
  • Al final de las sesiones, es importante que los clientes trabajen para reforzar movimientos que puedan ser nuevos para ellos.

Sobre el autor

Johnny Gillespie es profesor de ciencias del movimiento humano. Se graduó en la Universidad de West Virginia y ha estado estudiando el movimiento humano desde que comenzó sus estudios en 1991. Es Certificado de Especialista en Entrenamiento de la Fuerza y Acondicionamiento por la NSCA (CSCS) y Entrenador Personal Certificado por NSCA (NSCA-CPT). También es profesor de yoga certificado por Yoga Alliance. Gillespie es el creador de una serie de videos online, Balanced Runner, a través de Runners World. Aparece regularmente en televisión y radio como experto en salud, condición física y yoga. Además, es el fundador de Plexus Fitness y Empowered Yoga en Delaware. Plexus Fitness opera gimnasios públicos y ofrece una variedad de servicios de salud y acondicionamiento físico en centros, clubes y casas privadas.